Ir al contenido principal

Una mujer alterada

Una mujer alterada no es una loca, Una mujer alterada es una persona que está cambiando... Y creo que fue Borges quien dijo, que los únicos que nunca cambian, son los tontos y los muertos.

Si bien es cierto, que una cosa es sufrir un cambio y otra muy distinta es hacérselo sufrir a otros, convengamos que uno cambia, cuando no soporta más lo que le pasa, por mucho que les pese a los que no puedan soportarlo.
Así, la que hasta ayer te esperaba despierta, te cambia la cerradura;

La que te esperaba dormida, se compra portaligas;

La que veía siete telenovelas, se anota en siete cursos;

La que manejaba una empresa, se quiere ir a vivir a una carpa;

La que cuidaba a la suegra como a una madre, la interna en un geriátrico;

La flaca, se pone hecha una vaca y la gorda, baja veinte kilos.

En el medio, te van tratando de insatisfecha, ciclotímica, inmadura, egoísta y por supuesto, del peor de los insultos.... feminista... Pero no todo es negro: muchos de nuestros cambios son recibidos con gran alegría por aquellos que nos rodean, como nuestro nuevo marido o nuestro viejo analista... Y no fue fácil para nosotras las mujeres, descubrir que teníamos derecho a cambiar... Por largo tiempo pensamos, que lo mejor hubiera sido ser otra.

Hoy, que sabemos que hasta la más superada, se come las uñas, estamos más contentas con nosotras mismas... Cambiando lo que no nos gusta y no sólo los pañales o el rouge... Y lo logramos... En estos últimos años las mujeres cambiamos mucho.

Antes, sólo estábamos obsesionadas por conseguir un marido... Ahora además, estamos estresadas por exigirnos logros profesionales, trastornadas por la culpa que nos provoca la maternidad y desesperadas por combatir la celulitis....!!



ES BUUUENO SER MUJERRRRR porque...

 

Nos bajamos primero del Titanic...

Podemos asustar a nuestros jefes hombres, con excusas de misteriosos desordenes ginecológicos..

Los taxis se detienen por nosotras...

Tenemos la habilidad de vestirnos nosotras mismas y comprar nuestra propia ropa...

Podemos hablarle a la gente del sexo opuesto, sin tener que imaginárnoslos desnudos...

Hay veces, en las que el chocolate, realmente puede resolver nuestros problemas...
Nunca nos arrepentiremos, de habernos perforado las orejas...

Podemos deducir como es alguien, con tan solo mirarle los zapatos...

Podemos hacer comentarios, sobre cuán tontos son los hombres en su presencia, porque no están escuchando, de todas maneras.


Mujeres:
Ellas sonríen, cuando quieren gritar.

Cantan, cuando quieren llorar.

Lloran, cuando están felices y ríen, cuando están nerviosas.

Luchan por lo que quieren.

No toman un 'no' por respuesta, cuando creen que hay una mejor solución.

Andan sin zapatos nuevos, para que sus hijos puedan tener los suyos.

Van al médico, con una amiga asustada.

Aman incondicionalmente.
Lloran, cuando sus niños sobresalen y animan a sus amigos, a que lo hagan.

Se les rompe el corazón, cuando muere un amigo.

Sufren, con la pérdida de un miembro de la familia, aunque son fuertes, cuando creen haber perdido la fuerza.

Saben que un beso y un abrazo, pueden curar un corazón herido.

Las mujeres vienen de todos los tamaños, colores y formas... Ellas manejan, vuelan, caminan, corren o escriben por correo electrónico, para demostrarte cuánto les importas... El corazón de una mujer, es lo que hace al mundo girar!.. Las mujeres hacen más que solo dar a luz: traen alegría y esperanza.. Ellas dan compasión e ideales... Dan apoyo moral a sus familiares y amigos.


Compártelo a quien quieras recordarles cuán increíbles son...
              Alterada.....? 
Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!! Y a mucha honra !!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Golosinas de Mario de Andrade

Conté mis años y descubrí
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.…

Eduardo Kingman el pintor de las manos

Kingman supo encontrar en las manos, toda la simbolización de los más variados sentimientos humanos: angustia, ternura, piedad, ira, impotencia e injusticia.



Además la obra de Eduardo Kingman es valiosa por el tratamiento del tema indigenista, por su autenticidad, y del tema social en general, por su entendimiento de las relaciones humanas a partir de la intimidad familiar.


Los Guandos Representa una de las maneras de transporte de carga que hacían nuestros indígenas como parte del gran y fuerte trabajo al que eran obligados hacer desde tiempos inmemorables, esto comúnmente se realizaba en la parte andina del Ecuador, y con mayor apogeo con la llegada europea que sin ningún tipo de lastima hacían que los guandos trabajen casi hasta su muerte.

Esta pintura nos muestra el maltrato que con frecuencia se daba con los trabajadores de las haciendas españolas, marcas causadas por latigazos son el recuerdo de un mundo lleno de injusticia.








Su obra retrata las mas hondas aflicciones humanas.


El beso de Eduardo Galeano-microcuento

Antonio Pujía eligió, al azar, uno de los bloques de mármol de Carrara que había ido comprando a lo largo de los años.
Era una lápida. De alguna tumba vendría, vaya a saber de dónde; él no tenía la menor idea de cómo había ido a parar a su taller.
Antonio acostó la lápida sobre una base de apoyo, y se puso a trabajarla. Alguna idea tenía de lo que quería esculpir, o quizá no tenía ninguna. Empezó por borrar la inscripción: el nombre de un hombre, el año del nacimiento, el año del fin.
Después, el cincel penetró el mármol. Y Antonio encontró una sorpresa, que lo estaba esperando piedra adentro: la veta tenía la forma de dos caras que se juntaban, algo así como dos perfiles unidos frente a frente, la nariz pegada a la nariz, la boca pegada a la boca.
El escultor obedeció a la piedra. Y fue excavando, suavemente, hasta que cobró relieve aquel encuentro que la piedra contenía.
Al día siguiente, dio por concluido su trabajo. Y entonces, cuando levantó la escultura, vio lo que antes no hab…