Ir al contenido principal

Selectividad para extranjeros


Antes de realizar esta prueba, es imprescindible homologar los estudios al título español de bachiller
Los estudiantes procedentes de sistemas educativos extranjeros, no pertenecientes a la Unión Europea, que deseen matricularse en las universidades españolas, deben superar la prueba de acceso específica que organiza cada año la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). La selectividad para extranjeros mantiene la misma estructura y sistema de calificación que la del resto de bachilleres españoles, aunque su contenido se ajusta a determinadas adaptaciones curriculares establecidas por el Ministerio de Educación.


- Imagen: Jack Hynes -
Los alumnos matriculados en la actualidad en segundo curso de bachillerato serán los primeros en enfrentarse a la nueva selectividad, pero no los únicos. Estrenarán también esta modalidad los estudiantes que se presentan a las pruebas específicas de acceso a la enseñanza superior universitaria para sistemas educativos extranjeros.
A partir del curso 2006-2007, tal como estableció la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006, quedaron exentos de la selectividad los alumnos de Estados miembros de la Unión Europea y otros que firmaron un acuerdo internacional de reciprocidad, como Suiza y China. Pueden acceder a la universidad en las mismas condiciones que quienes hayan superado las pruebas de acceso, siempre que cumplan los requisitos exigidos en su país para pasar a la enseñanza superior. A pesar de esta exención, es previsible que estos estudiantes -en torno a 7.500- se apunten a la prueba este año. Así lo confirma María Dolores García del Amo, Directora de Selectividad de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). "El cambio en la estructura de la prueba obligará a muchos a presentarse a la fase específica de la misma, que es voluntaria pero imprescindible para obtener la puntuación de acceso a las titulaciones con exceso de demanda y, por tanto, con notas de corte más altas", recalca.
Los más significativos son los estudiantes que proceden de Marruecos, América Latina y Guinea Ecuatorial
A este grupo se sumarán los más de 5.000 estudiantes de otros sistemas educativos extranjeros, diferentes a los anteriores, que cada año se presentan a la prueba de nuestro país. Entre ellos, los más significativos son los procedentes de Marruecos, América Latina y Guinea Ecuatorial. Un 40% de estos alumnos reside en España.
Carla Vizcarra es uno de ellos. Esta boliviana de 23 años, afincada en España desde 2007, se presentará este curso por segunda vez a la prueba. En la primera ocasión tuvo ciertas dificultades para superarla, sobre todo, por la diferencia en el contenido del currículum de su país y el de España. A pesar de contar con el título equivalente a bachiller en Bolivia, "en general, las materias son más complejas" en nuestro país, afirma Vizcarra. En algunas asignaturas, como Historia de España, tienen que empezar de cero, puesto que no se contemplan en el currículum del país de origen. Para evitar estas divergencias, este año ha optado por matricularse en un centro de formación donde imparten un curso específico para preparar la prueba.

Requisitos de los estudiantes

Los estudiantes extranjeros que desean realizar el examen de selectividad deben homologar el título obtenido en el país de origen al título de bachiller español.
Para comprobar la equivalencia entre los respectivos sistemas educativos, los interesados pueden consultar las tablas aprobadas por el Ministerio de Educación, donde se recogen los títulos y estudios españoles de educación no universitaria a los que pueden homologarse o convalidarse los correspondientes de 53 países. En el caso de que no se hayan diseñado tablas, se tiene en cuenta, además del contenido y duración de los estudios, los precedentes administrativos y la situación de reciprocidad que mantenga el país de origen con los títulos españoles.

Diferencias con la prueba para españoles

La selectividad para extranjeros mantiene la misma estructura y sistema de calificación que la prevista para los estudiantes españoles. Sin embargo, difiere en dos aspectos: la organización y el contenido.
Los ejercicios de los exámenes correspondientes a las materias comunes de bachillerato son distintos
La única responsable de la organización de la prueba para extranjeros es la Universidad Nacional de Educación Distancia (UNED). Ésta emite las convocatorias, gestiona la matrícula y determina los lugares de celebración de las pruebas.
En cuanto a los contenidos, los ejercicios de los exámenes correspondientes a las materias comunes de bachillerato son distintos a los de la selectividad para españoles. Se ajustan a las adaptaciones curriculares que aprueba cada año el Ministerio de Educación. Tal como afirma María Dolores del Amo, "los cambios son mínimos". Afectan a las asignaturas de Historia de España, Historia de la Filosofía y Lengua y Literatura, pero sin diferencias sustanciales. "No hay que pensar que la prueba para sistemas educativos extranjeros es más fácil", subraya. "Los ejercicios de la fase específica son iguales que para un estudiante de nuestro país, la exigencia es la misma", añade la Directora de Selectividad de la UNED.
En el anexo a la orden ministerial que regula el procedimiento de acceso a la universidad para extranjeros (todavía no publicada en el BOE), se puede consultar el currículo sobre el que versarán los ejercicios de la fase general de Lengua Castellana y Literatura, Lengua extranjera e Historia de España o Historia de la filosofía. El de las materias de modalidad es el mismo que el establecido en la ordenación del currículo del bachillerato español.

Organización de la prueba

La UNED organiza cada año dos convocatorias para extranjeros, una en junio y otra en septiembre. Todavía no se han publicado las fechas correspondientes al curso 2009-2010, pero en general la inscripción para el examen de junio se abre durante el mes de abril; para septiembre, los estudiantes se deben inscribir entre finales de julio y principios de agosto.
La prueba se celebra en las sedes de la UNED y en determinados países de Europa y América
Tal como establece el Real Decreto 1892/2008, que regula las condiciones de acceso a las enseñanzas universitarias, la prueba para extranjeros se celebra en las sedes del centro, que podrá organizar también, si el número de estudiantes lo justifica, pruebas simultáneas en los países donde haya Consejería de Educación en la Embajada de España.
El pasado curso 2008-2009, los exámenes en nuestro país se celebraron en ocho centros asociados de la UNED: Elche, Las Palmas, Málaga, Madrid, Palma de Mallorca, Valencia, la Seo de Urgel y Tarrasa. En Europa, se convocaron pruebas en Londres y en Roma, y en el continente americano tuvieron lugar en Argentina, Venezuela, Perú, Estados Unidos, México, Ecuador, Colombia y Brasil. También se convocaron pruebas en cuatro centros autorizados en Marruecos y en dos de Guinea Ecuatorial. A partir de que se emita la convocatoria, los interesados pueden consultar en la web de la UNED las fechas y lugares de celebración.

Matrícula y documentación

El estudiante indica en la matrícula el lugar donde se desea realizar la prueba y la opción por la que se presenta
Los estudiantes que quieran presentarse a la prueba de selectividad para extranjeros de la UNED deben formalizar la matrícula de la prueba por alguna de las vías que establece esta institución universitaria: on line o presencial. En ambos casos, deben cumplimentar los impresos oficiales de matrícula, que se obtienen en los centros nacionales de la UNED y en los organismos extranjeros competentes. En este documento, el estudiante indica el lugar donde desea realizar la prueba y la opción por la que se presenta.
Es necesario abonar las tasas correspondientes. A modo de orientación, el pasado curso 2008-2009 el precio de la matrícula ordinaria para alumnos nuevos fue 94,22 euros (48,12 y 2 euros para familia numerosa general o especial, respectivamente). Los alumnos repetidores abonaron 70,29 euros (36,15 y 2 euros para familia numerosa general o especial).
Estos impresos y el justificante de pago deben acompañarse de la siguiente documentación:
  • Fotocopia de la credencial de convalidación del título de bachiller expedido por el Ministerio de Educación o volante para la inscripción condicional, cuando el alumno esté en trámite de obtenerla.
  • Si se repite la prueba, papeleta de calificación de la última convocatoria.
  • Certificación legalizada y traducida de las calificaciones obtenidas en los estudios convalidados. Es necesaria para calcular la nota media de su expediente académico, imprescindible para ponderarla con la que se obtenga en la prueba y obtener la nota de acceso a la universidad.

El nuevo examen

La estructura de la prueba de acceso a la universidad a la que se presentarán este año los estudiantes extranjeros de otros sistemas educativos es la misma que la de los alumnos españoles. La principal ventaja que obtendrán los futuros universitarios con la nueva modalidad de selectividad es que no será necesario que se examinen de la parte específica de la prueba si tienen previsto acceder a titulaciones en las que no hay exceso de demanda. En estos casos, bastará con realizar la parte común.
La prueba queda estructurada del siguiente modo:
Fase general: cuatro ejercicios correspondientes a Lengua castellana y Literatura, Lengua extranjera, Historia de España o Filosofía y una materia de modalidad que elige el alumno. A estos exámenes se añade uno más de lengua cooficial en las comunidades establecidas. Las notas obtenidas tendrán validez indefinida.
Fase específica: es voluntaria y consistirá en la realización de hasta dos ejercicios de cualquiera de las materias de 2º de Bachillerato, sean o no de la modalidad cursada por el alumno. Las notas obtenidas en las materias de esta fase tendrán validez para acceder a la universidad sólo durante los dos cursos siguientes a la superación de la prueba.
Por: MARTA VÁZQUEZ-REINA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Golosinas de Mario de Andrade

Conté mis años y descubrí
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.…

Eduardo Kingman el pintor de las manos

Kingman supo encontrar en las manos, toda la simbolización de los más variados sentimientos humanos: angustia, ternura, piedad, ira, impotencia e injusticia.



Además la obra de Eduardo Kingman es valiosa por el tratamiento del tema indigenista, por su autenticidad, y del tema social en general, por su entendimiento de las relaciones humanas a partir de la intimidad familiar.


Los Guandos Representa una de las maneras de transporte de carga que hacían nuestros indígenas como parte del gran y fuerte trabajo al que eran obligados hacer desde tiempos inmemorables, esto comúnmente se realizaba en la parte andina del Ecuador, y con mayor apogeo con la llegada europea que sin ningún tipo de lastima hacían que los guandos trabajen casi hasta su muerte.

Esta pintura nos muestra el maltrato que con frecuencia se daba con los trabajadores de las haciendas españolas, marcas causadas por latigazos son el recuerdo de un mundo lleno de injusticia.








Su obra retrata las mas hondas aflicciones humanas.


El beso de Eduardo Galeano-microcuento

Antonio Pujía eligió, al azar, uno de los bloques de mármol de Carrara que había ido comprando a lo largo de los años.
Era una lápida. De alguna tumba vendría, vaya a saber de dónde; él no tenía la menor idea de cómo había ido a parar a su taller.
Antonio acostó la lápida sobre una base de apoyo, y se puso a trabajarla. Alguna idea tenía de lo que quería esculpir, o quizá no tenía ninguna. Empezó por borrar la inscripción: el nombre de un hombre, el año del nacimiento, el año del fin.
Después, el cincel penetró el mármol. Y Antonio encontró una sorpresa, que lo estaba esperando piedra adentro: la veta tenía la forma de dos caras que se juntaban, algo así como dos perfiles unidos frente a frente, la nariz pegada a la nariz, la boca pegada a la boca.
El escultor obedeció a la piedra. Y fue excavando, suavemente, hasta que cobró relieve aquel encuentro que la piedra contenía.
Al día siguiente, dio por concluido su trabajo. Y entonces, cuando levantó la escultura, vio lo que antes no hab…