Ir al contenido principal

Falling Skies


Es muy común ver series de televisión acerca de invasiones extraterrestres que son evitadas justo a tiempo o películas de invasiones derrotadas por algún truco secreto (generalmente con el gobierno norteamericano involucrado). Sin embargo Falling Skies no cae en ninguna de las categorías anteriores ya que comienza luego de la caída de la Tierra ante una fuerza alienígena invasora que derrotó a los ejércitos más poderosos del mundo en cuestión de horas.

Los alienígenas, cuya finalidad es claramente hostil, han comenzado a atacar la población civil y algunos de ellos han decidido formar ejércitos irregulares o milicias para defenderse. Falling Skies se centra en la revolución de los humanos, liderada por Tom Mason (Noah Wyle), que busca mantener a salvo a un grupo de civiles al mismo tiempo que tratan de encontrar maneras de combatir a los invasores.

Mason tiene dos hijos y mientras uno de ellos desea que el mundo vuelva a ser como era antes, el otro tratará de luchar valientemente por reconquistarlo de manos de los invasores. Mientras tanto el personaje principal deberá lidiar con la pérdida de su esposa, sus nuevas responsabilidades como líder de la 3era y el hecho de que el mundo como lo conocía ha dejado de existir.

Sin embargo en el valor encontrará la esperanza para luchar y tratar de encontrar una estrategia de ataques guerrilleros que vuelva locos a los invasores, tal como ha sucedido a lo largo de la historia con la mayoría de las ocupaciones militares. El show será la gran apuesta del 2011 de TNT a la ciencia-ficción y luego de las debacles de V, Flashforward y The Event, espero que funcione y logre interesar al público en una historia prometedora y bien creada.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Golosinas de Mario de Andrade

Conté mis años y descubrí
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.…

Eduardo Kingman el pintor de las manos

Kingman supo encontrar en las manos, toda la simbolización de los más variados sentimientos humanos: angustia, ternura, piedad, ira, impotencia e injusticia.



Además la obra de Eduardo Kingman es valiosa por el tratamiento del tema indigenista, por su autenticidad, y del tema social en general, por su entendimiento de las relaciones humanas a partir de la intimidad familiar.


Los Guandos Representa una de las maneras de transporte de carga que hacían nuestros indígenas como parte del gran y fuerte trabajo al que eran obligados hacer desde tiempos inmemorables, esto comúnmente se realizaba en la parte andina del Ecuador, y con mayor apogeo con la llegada europea que sin ningún tipo de lastima hacían que los guandos trabajen casi hasta su muerte.

Esta pintura nos muestra el maltrato que con frecuencia se daba con los trabajadores de las haciendas españolas, marcas causadas por latigazos son el recuerdo de un mundo lleno de injusticia.








Su obra retrata las mas hondas aflicciones humanas.


El beso de Eduardo Galeano-microcuento

Antonio Pujía eligió, al azar, uno de los bloques de mármol de Carrara que había ido comprando a lo largo de los años.
Era una lápida. De alguna tumba vendría, vaya a saber de dónde; él no tenía la menor idea de cómo había ido a parar a su taller.
Antonio acostó la lápida sobre una base de apoyo, y se puso a trabajarla. Alguna idea tenía de lo que quería esculpir, o quizá no tenía ninguna. Empezó por borrar la inscripción: el nombre de un hombre, el año del nacimiento, el año del fin.
Después, el cincel penetró el mármol. Y Antonio encontró una sorpresa, que lo estaba esperando piedra adentro: la veta tenía la forma de dos caras que se juntaban, algo así como dos perfiles unidos frente a frente, la nariz pegada a la nariz, la boca pegada a la boca.
El escultor obedeció a la piedra. Y fue excavando, suavemente, hasta que cobró relieve aquel encuentro que la piedra contenía.
Al día siguiente, dio por concluido su trabajo. Y entonces, cuando levantó la escultura, vio lo que antes no hab…