Ir al contenido principal

Grandes Novelas de la Ciencia Ficción



Este es un recorrido por la historia de la literatura de la Ciencia Ficción. Grandes Novelas de la Ciencia Ficción de 1900


 Los primeros hombres en la luna (1901) - H.G. Wells

 Ralph 124C 41+ (1911) - Hugo Gernsback

 Nosotros (1920) - Yevgueni Zamiatin

 R.U.R. (1921) - Karel Čapek

 El primer y el último hombre (1930) - Olaf Stapledon

 Un mundo feliz (1932) - Aldous Huxley

 La guerra de las salamandras (1936) - Karel Čapek

 Hacedor de estrellas (1937) - Olaf Stapledon

 Los humanoides (1948) - Jack Williamson

 1984 (1949) - George Orwell

 Un guijarro en el cielo (1950) - Isaac Asimov

 Fundación (1951) - Isaac Asimov

 El día de los trífidos (1951) - John Wyndham

 Fundación e imperio (1952) - Isaac Asimov

 La pianola (1952) - Kurt Vonnegut

 Mercaderes del espacio (1952) - Frederik Pohl

 Ciudad (1952) - Clifford D. Simak

 Segunda Fundación (1953) - Isaac Asimov

 El fin de la infancia (1953) - Arthur C. Clarke

 El hombre demolido (1953) - Alfred Bester

 Fahrenheit 451 (1953) - Ray Bradbury

 Más que humano (1953) - Theodore Sturgeon

 Soy leyenda (1954) - Richard Matheson

 Misión de gravedad (1954) - Hal Clement

 Las bóvedas de acero (1954) - Isaac Asimov

 Lotería solar (1955) - Philip K. Dick

 El fin de la eternidad (1955) - Isaac Asimov

 Puerta al verano (1956) - Robert A. Heinlein

 Las estrellas, mi destino (1956) - Alfred Bester

 Estrella doble (1956) - Robert A. Heinlein

 La ciudad y las estrellas (1956) - Arthur C. Clarke

 El sol desnudo (1957) - Isaac Asimov

 Tropas del espacio (1959) - Robert A. Heinlein

 Las sirenas de Titán (1959) - Kurt Vonnegut

 Cántico por Leibowitz (1960) - Walter Michael Mille

 Solaris (1961) - Stanislaw Lem

 Forastero en tierra extraña (1961) - Robert A. Heinlein

 El mundo sumergido (1962) - J.G. Ballard

 El hombre en el castillo (1962) - Philip K. Dick

 La naranja mecánica (1962) - Anthony Burgess

 Estación de tránsito (1963) - Clifford D. Simak

 Babel-17 (1966) - Samuel R. Delany

 Tú, el inmortal (1966) - Roger Zelazny

 Dune (1966) - Frank Herbert

 Flores para Algernon (1966) - Daniel Keyes

 La luna es una cruel amante (1966) - Robert A. Heinlein

 Ciberíada (1967) - Stanislaw Lem

 La intersección de Einstein (1967) - Samuel R. Delany

 El señor de la luz (1967) - Roger Zelazny

 ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) - Philip K. Dick

 Todos sobre Zanzíbar (1968) - John Brunner

 2001: Una odisea espacial (1968) - Arthur C. Clarke

 Matadero 5 (1969) - Kurt Vonnegut

 La mano izquierda de la oscuridad (1969) - Ursula K. Le Guin

 Ubik (1969) - Philip K. Dick

 Mundo anillo (1970) - Larry Niven

 Tiempo de cambios (1971) - Robert Silverberg

 Picnic extraterrestre (1971) - Arkadi y Borís Strugatski

 A vuestros cuerpos dispersos (1971) - Philip José Farmer

 El nombre del mundo es Bosque (1972) - Ursula K. Le Guin

 Los propios dioses (1972) - Isaac Asimov

 Muero por dentro (1972) - Robert Silverberg

 Cita con Rama (1973) - Arthur C. Clarke

 Los desposeídos (1974) - Ursula K. Le Guin

 Dhalgren (1975) - Samuel R. Delany

 La paja en el ojo de dios (1975) - Larry Niven y Jerry Pournelle

 Homo Plus (1976) - Frederik Pohl

 La guerra interminable (1976) - Joe Haldeman

 Muerte de la luz (1977) - George R.R. Martin

 Pórtico (1977) - Frederik Pohl

 Guía del autoestopista galáctico (1979) - Douglas Adams

 La afirmación (1981) - Christopher Priest

 La estación Downbelow (1981) - Caroline Janice Cherry

 Los limites de la fundación (1982) - Isaac Asimov

 Marea estelar (1983) - David Brin

 Los robots del amanecer (1983) - Isaac Asimov

 Neuromante (1984) - William Gibson

 Robots e imperio (1985) - Isaac Asimov

 Contacto (1985) - Carl Sagan

 El juego de Ender (1985) - Orson Scott Card

 Fundación y tierra (1986) - Isaac Asimov

 Cánticos de la lejana tierra (1986) - Arthur C. Clarke

 La voz de los muertos (1986) - Orson Scott Card

 Preludio a la fundación (1988) - Isaac Asimov

 Hyperion (1989) - Dan Simmons

 La nave de un millón de años (1989) - Poul Anderson

 Cyteen (1989) - Caroline Janice Cherry

 La máquina diferencial (1991) - Bruce Sterling

 El libro del día del juicio final (1992) - Connie Willis

 Snow Crash (1992) - Neal Stephenson

 Hacia la fundación (1993) - Isaac Asimov

 Los tejedores de cabellos (1995) - Andreas Eschbach

 La radio de Darwin (1999) - Greg Bear

Si conocen alguna gran novela de este género que se haya quedado por fuera de la lista, no duden en compartirla en los comentarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Golosinas de Mario de Andrade

Conté mis años y descubrí
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.…

Eduardo Kingman el pintor de las manos

Kingman supo encontrar en las manos, toda la simbolización de los más variados sentimientos humanos: angustia, ternura, piedad, ira, impotencia e injusticia.



Además la obra de Eduardo Kingman es valiosa por el tratamiento del tema indigenista, por su autenticidad, y del tema social en general, por su entendimiento de las relaciones humanas a partir de la intimidad familiar.


Los Guandos Representa una de las maneras de transporte de carga que hacían nuestros indígenas como parte del gran y fuerte trabajo al que eran obligados hacer desde tiempos inmemorables, esto comúnmente se realizaba en la parte andina del Ecuador, y con mayor apogeo con la llegada europea que sin ningún tipo de lastima hacían que los guandos trabajen casi hasta su muerte.

Esta pintura nos muestra el maltrato que con frecuencia se daba con los trabajadores de las haciendas españolas, marcas causadas por latigazos son el recuerdo de un mundo lleno de injusticia.








Su obra retrata las mas hondas aflicciones humanas.


El beso de Eduardo Galeano-microcuento

Antonio Pujía eligió, al azar, uno de los bloques de mármol de Carrara que había ido comprando a lo largo de los años.
Era una lápida. De alguna tumba vendría, vaya a saber de dónde; él no tenía la menor idea de cómo había ido a parar a su taller.
Antonio acostó la lápida sobre una base de apoyo, y se puso a trabajarla. Alguna idea tenía de lo que quería esculpir, o quizá no tenía ninguna. Empezó por borrar la inscripción: el nombre de un hombre, el año del nacimiento, el año del fin.
Después, el cincel penetró el mármol. Y Antonio encontró una sorpresa, que lo estaba esperando piedra adentro: la veta tenía la forma de dos caras que se juntaban, algo así como dos perfiles unidos frente a frente, la nariz pegada a la nariz, la boca pegada a la boca.
El escultor obedeció a la piedra. Y fue excavando, suavemente, hasta que cobró relieve aquel encuentro que la piedra contenía.
Al día siguiente, dio por concluido su trabajo. Y entonces, cuando levantó la escultura, vio lo que antes no hab…