Ir al contenido principal

Grandes Novelas de la Literatura Hispanoamericana




La literatura hispanoamericana cuenta con maravillosos universos literarios que han sido plasmados en sus novelas. Aqui una lista de Grandes Novelas de la Literatura Hispanoamericana, ordenadas en orden alfabético. Son una aproximación nada más, ya que seguramente queda alguna gran obra por fuera. Están invitados a comentar al final de la entrada para enriquecer esta lista.


  • 2666 – Roberto Bolaño
  • Abaddón el exterminador – Ernesto Sábato
  • Balún Canán – Rosario Castellanos
  • Boquitas pintadas – Manuel Puig
  • Cae la noche tropical – Manuel Puig
  • Canaima – Rómulo Gallegos
  • Cartas cruzadas – Darío Jaramillo
  • Casa de campo – José Donoso
  • Cien años de soledad – Gabriel García Márquez
  • Conversación en La Catedral – Mario Vargas Llosa
  • Crónica de una muerte anunciada – Gabriel García Márquez
  • Cuando ya no importe – Juan Carlos Onetti
  • Del amor y otros demonios – Gabriel García Márquez
  • Diablo guardián – Xavier Velasco
  • Don Segundo Sombra - Ricardo Güiraldes
  • Doña Bárbara – Rómulo Gallegos
  • El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez
  • El arte de la fuga – Sergio Pitol
  • El astillero – Juan Carlos Onetti
  • El beso de la mujer araña – Manuel Puig
  • El coronel no tiene quien le escriba – Gabriel García Márquez
  • El cuarto mundo – Diamela Eltit
  • El desbarrancadero – Fernando Vallejo
  • El entenado – Juan José Saer
  • El inútil de la familia – Jorge Edwards
  • El libro de Manuel – Julio Cortázar
  • El lugar sin límites – José Donoso
  • El otoño del patriarca – Gabriel García Márquez
  • El paraíso en la otra esquina – Mario Vargas Llosa
  • El pasado – Alan Pauls
  • El pozo – Juan Carlos Onetti
  • El rastro – Jorge Gómez Jiménez
  • El señor presidente – Miguel Ángel Asturias
  • El siglo de las luces – Alejo Carpentier
  • El testigo – Juan Villoro
  • El túnel – Ernesto Sábato
  • El vuelo de la reina – Tomás Eloy Martínez
  • Ella cantaba boleros – Guillermo Cabrera Infante
  • Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero – Álvaro Mutis
  • En estado de memoria – Tununa Mercado
  • Estrella distante – Roberto Bolaño
  • Hasta no verte Jesús mío – Elena Poniatowska
  • Hombres de maíz – Miguel Ángel Asturias
  • Huasipungo – Jorge Icaza
  • La burla del tiempo – Mauricio Electorat
  • La casa de los espíritus – Isabel Allende
  • La casa verde – Mario Vargas Llosa
  • La ciudad y los perros – Mario Vargas Llosa
  • La consagración de la primavera – Alejo Carpentier
  • La fiesta del chivo – Mario Vargas Llosa
  • La gesta del marrano – Marco Aguinis
  • La grande – Juan José Saer
  • La guerra del fin del mundo – Mario Vargas Llosa
  • La historia de Horacio – Tomás González
  • La invención de Morel – Adolfo Bioy Casares
  • La lanzas coloradas – Arturo Uslar Pietri
  • La mansión de Araucaíma – Álvaro Mutis
  • La muerte de Artemio Cruz – Carlos Fuentes
  • La nieve del almirante – Álvaro Mutis
  • La otra mano de Lepanto – Carmen Boullosa
  • La silla del águila – Carlos Fuentes
  • La tejedora de coronas – Germán Espinosa
  • La tía Julia y el escribidor – Mario Vargas Llosa
  • La vida breve – Juan Carlos Onetti
  • La vida exagerada de Martín Romaña – Alfredo Byrce Echenique
  • La virgen de los sicarios – Fernando Vallejo
  • La visita en el tiempo – Arturo Uslar Pietri
  • Los años con Laura Díaz – Carlos Fuentes
  • Los detectives salvajes – Roberto Bolaño
  • Los fantasmas – César Aira
  • Los lanzallamas – Roberto Arlt
  • Los pichiciegos – Rodolfo Fogwill
  • Los premios – Julio Cortázar
  • Los recuerdos del porvenir – Elena garro
  • Los siete locos – Roberto Arlt
  • Lumperica – Diamela Eltit
  • Luna caliente – Mempo Giardinelli
  • Mal de amores – Ángeles Mastretta
  • Memorias de mis putas tristes – Gabriel García Márquez
  • No me esperen en abril – Alfredo Bryce Echenique
  • Noticias del imperio – Fernando del Paso
  • Paradiso – José Lezama Lima
  • Pedro Páramo – Juan Rulfo
  • Plata quemada – Ricardo Piglia
  • Qué viva la música – Andrés Caicedo
  • Rayuela – Julio Cortázar
  • Salón de belleza – Mario Bellatin
  • Santa Evita – Tomás Eloy Martínez
  • Santo oficio de la memoria – Mempo Giardinelli
  • Sin remedio – Antonio Caballero
  • Sobre héroes y tumbas – Ernesto Sábato
  • Terra Nostra – Carlos Fuentes
  • Tres tristes tigres – Guillermo Cabrera Infante
  • Un campeón desparejo – Adolfo Bioy Casares
  • Un mundo para Julius – Alfredo Bryce Echenique
  • Un viejo que leía novelas de amor – Luis Sepúlveda
  • Una novela china – César Aira
  • Una sombra ya pronto serás – Osvaldo Soriano
  • Vigilia del almirante – Augusto Roa Bastos
  • Vista del amanecer en el trópico – Guillermo Cabrera Infante
  • Yo el supremo – Augusto Roa Bastos




Comentarios

Entradas populares de este blog

Golosinas de Mario de Andrade

Conté mis años y descubrí
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante
que el que viví hasta ahora...

Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos
sabiendo que no se va a lograr nada.

Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.

Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros
y ventajeros.

Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.

Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.…

Eduardo Kingman el pintor de las manos

Kingman supo encontrar en las manos, toda la simbolización de los más variados sentimientos humanos: angustia, ternura, piedad, ira, impotencia e injusticia.



Además la obra de Eduardo Kingman es valiosa por el tratamiento del tema indigenista, por su autenticidad, y del tema social en general, por su entendimiento de las relaciones humanas a partir de la intimidad familiar.


Los Guandos Representa una de las maneras de transporte de carga que hacían nuestros indígenas como parte del gran y fuerte trabajo al que eran obligados hacer desde tiempos inmemorables, esto comúnmente se realizaba en la parte andina del Ecuador, y con mayor apogeo con la llegada europea que sin ningún tipo de lastima hacían que los guandos trabajen casi hasta su muerte.

Esta pintura nos muestra el maltrato que con frecuencia se daba con los trabajadores de las haciendas españolas, marcas causadas por latigazos son el recuerdo de un mundo lleno de injusticia.








Su obra retrata las mas hondas aflicciones humanas.


El beso de Eduardo Galeano-microcuento

Antonio Pujía eligió, al azar, uno de los bloques de mármol de Carrara que había ido comprando a lo largo de los años.
Era una lápida. De alguna tumba vendría, vaya a saber de dónde; él no tenía la menor idea de cómo había ido a parar a su taller.
Antonio acostó la lápida sobre una base de apoyo, y se puso a trabajarla. Alguna idea tenía de lo que quería esculpir, o quizá no tenía ninguna. Empezó por borrar la inscripción: el nombre de un hombre, el año del nacimiento, el año del fin.
Después, el cincel penetró el mármol. Y Antonio encontró una sorpresa, que lo estaba esperando piedra adentro: la veta tenía la forma de dos caras que se juntaban, algo así como dos perfiles unidos frente a frente, la nariz pegada a la nariz, la boca pegada a la boca.
El escultor obedeció a la piedra. Y fue excavando, suavemente, hasta que cobró relieve aquel encuentro que la piedra contenía.
Al día siguiente, dio por concluido su trabajo. Y entonces, cuando levantó la escultura, vio lo que antes no hab…